Inicio LOCALES «La política no puede ni debe habilitar, legitimar ni convalidar la perversidad...

«La política no puede ni debe habilitar, legitimar ni convalidar la perversidad de un «carancheo» vil, tendencioso y malintencionado»

59

El caso del ex ministro rojas ha tenido múltiples repercusiones. Diputadas y diputados del frente de todos se manifestaron al respecto mediante un comunicado.

Cuando la oposición cambiemita actúa siguiendo la indicación de Macri de «dinamitar» todo o casi todo, evidencia la ineptitud manifiesta de formular propuestas superadoras a consideración de la ciudadanía que es en definitiva la que resuelve que proyecto político de provincia y de país quiere para regir el destino común de todos los catamarqueños.

En nombre de la institucionalidad, algunos legisladores opositores arrasan con la división de poderes al autoerigirse en señaladores mediáticos de lo que debería -a su antojadizo criterio- hacer el Poder Judicial en la investigación de causas penales, especialmente en la asignación direccionada de supuestas responsabilidades penales, cuando carecen de atribuciones al respecto, e invadiendo facultades constitucionales propias de otro poder del Estado Provincial.

Primero cuestionaron al oficialismo gobernante por no participar de las marchas que piden justicia para Rojitas, y cuando dirigentes oficialistas acompañan a la familia del querido compañero, se indignan y salen en tropel desesperadamente como caballos desbocados a cuestionar a quienes se manifiestan en reclamo de justicia. Será que el acompañamiento oficialista al reclamo de justicia, contraviene los intereses electoralistas de una oposición que solo encuentra en la «necropolítica» la única vía posible de llevar agua para su molino?

Si tuvieran un mínimo de responsabilidad ciudadana y funcional, y realmente conocieran datos ciertos que pudieran contribuir al esclarecimiento de la verdad real en el caso del homicidio perpetrado en contra del extinto Juan Carlos Rojas, debieran presentarse ante el Fiscal que tiene a su cargo la Investigación Penal Preparatoria y aportarlos seriamente a la instrucción de la causa, indicando el origen de tales datos y las pruebas en las que se sustentarían. Cualquier otra actitud configura, además de una grave irresponsabilidad funcional en cabeza de legisladores, una burda maniobra propia de «buitres» de baja estofa, que se satisfacen con el dolor ajeno, y utilizan la luctuosa muerte de un buen hombre, para saciar su hambre de poder, y alcanzar objetivos espurios que, de otro modo, no podrían lograr.

La política no puede ni debe habilitar, legitimar ni convalidar la perversidad de un «carancheo» vil, tendencioso y malintencionado. La memoria de Juan Carlos Rojas no lo merece. El dolor de los familiares debe ser respetado.

JUSTICIA POR JUAN CARLOS ROJAS!

BLOQUE DE DIPUTADOS Y DIPUTADAS PROVINCIALES FRENTE DE TODOS.