Más allá del euro: qué otros países comparten moneda

11

A partir del 2000 los estados miembros de la Unión Europea adoptaron el euro como moneda. Pero, ¿en qué otras regiones hay países que comparten divisas?

Más allá del euro: qué otros países comparten moneda

El titular del Ministerio de Economía argentino, Sergio Massa, reveló que Argentina y Brasil, los dos socios más grandes del Mercosur, están avanzando en la creación de una moneda en común, que podría ser anunciada durante la próxima semana. El principal objetivo de una divisa en común es facilitar el comercio con los países vecinos y reducir la dependencia con el dólar estadounidense.

Pero la adopción de una moneda común entre Argentina y Brasil no sería una rareza en el mundo, precisamente. En 2000 la Unión Europea puso en circulación el euro, con lo que quedaron sin efecto las dracmas, liras y pesetas, aunque no la libra esterlina, que pertenece al Reino Unido (hoy autoexiliado del bloque).

Desde 1945 hay 14 países de África (excolonias francesas) que usan el franco de la comunidad financiera africana (o franco CFA): son Benín, Burkina Faso, Costa de Marfil, Guinea-Bissau, Malí, Níger, Senegal, Togo, Camerún, República Centroafricana, Chad, República del Congo, Guinea Ecuatorial y Gabón.

El franco CFP, en cambio, fue emitido en 1945 por el Institudo Emisor Ultramarino de Francia para sus territorios en el Pacífico: la Polinesia Francesa Nueva Caledonia y Wallis y Futuna.

El dólar del Caribe Oriental entró en circulación en 1965 y es utilizado por más de 600.000 personas en el bloque insular formado por Anguila; Antigua y Barbuda; Dominica, Granada, Montserrat; San Cristóbal y Nieves, Santa Lucía; y San Vicente y las Granadinas.

Desde 1967, la Autoridad Monetaria de Singapur gestionó un territorio financiero en común con Brunei, para que el dólar de Brunei y el dólar de Singapur sean usados como divisas mutuamente intercambiables.

Y a partir de 1994 existe el dram armenio como divisa que une a Armenia con la República de Nagorno Karabaj, aunque no haya una disposición de un ente oficial como hubo en otros bloques regionales.

Algo parecido pasó con el dólar australiano, que desde 1966 es la moneda corriente entre Australia, sus territorios y los países del pacífico como Kiribati, Nauru y Tuvalu. En Nueva Zelanda, en cambio, se usa el dólar local en todos sus territorios y en las Islas Cook, en Niue, y en las Islas Pitcairn.

Noruega hace valer su corona en su territorio, incluso en las partes de Antártida o el Ártico. En el centro de Europa, Suiza le «comparte» sus francos a Liechtenstein desde 1920 (nada de euro ahí tampoco) y hay una unión aduanera y mercado común.

La libra esterlina, que nunca se dejó convertir en euro, sigue vigente desde 1939 en el Reino Unido, en todos sus territorios de ultramar (los que dependen directo de Londres, no los miembros de la Mancomunidad de Naciones), y es utilizada por 62.321.000 personas en todo el mundo.

La rupia india sirve en la India, pero también en Nepal y en Bután; el séquel israelí también se usa en Palestina como moneda corriente, y en Jordania y Cisjordania corre el dinar jordano.

La lira de Turquía también se puede usar en la parte de Chipre que es la República Turca del Norte de Chipre; y el rublo ruso se usa en Rusia pero también en territorios como Abjasia u Osetia del Sur.

El dólar de los Estados Unidos es utilizado como moneda corriente por 339.300.000 de personas, no sólo en ese país y en sus territorios como Puerto Rico, sino también en las repúblicas que dolarizaron sus economías: Ecuador, El Salvador; Panamá; Islas Marshall; Micronesia; Palaos, Timor Oriental, las Islas Turcas y Caicos; y las Islas Vírgenes Británicas.