Mera y Blas anticiparon su oposición al proyecto del aborto legal

0
1

Los catamarqueños expusieron en la sesión especial del Senado, que debate el proyecto de Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo.

Los senadores catamarqueños fueron de los primeros en exponer en la sesión que se lleva adelante en el Senado de la Nación, para tratar el proyecto de ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo.

El primero en hacerlo fue Dalmacio Mera, quien recibió algunas críticas por sus comparaciones con eventos del año 1315 ó del 500 a/c. Aunque fue claro con su postura: “La ley empieza mal, porque dice regular el acceso a la interrupción voluntaria del embarazo, léase aborto. Y el aborto está tipificado en el código penal y los delitos no se regulan, los delitos se combaten. Y esta ley no se anima a despenalizar a la mujer, la sigue dejando en el Código Penal”.

“No hay plan B, ni siquiera se admitió modificaciones al dictamen”, señaló Mera. También consideró que “este proyecto no habla de la persona central, que es el bebé, no lo tiene en cuenta, no lo reconoce”.

“Esta ley no da ninguna otra opción que el basurero para los niños por nacer”, dijo.

Y cerró: “Quiero que mis hijos vivan en un estado de derecho, donde no se violente la Constitución, se respeten los tratados de DDHH, se rompa el modelo cultural machista y mis hijas puedan vivir libres y seguras, donde nadie pueda disponer de la vida de nadie”.

“Mi posición no cambió”

A su turno, la senadora Inés Blas también se mostró en contra del proyecto. “Volver a debatir este proyecto hoy no cambia mi posición, continúo teniendo la misma opinión, que no es antojadiza, se basa fundamentalmente en el respeto por la vida, cuyo origen se remonta al momento mismo de la concepción”, indicó.

“Tengo la absoluta seguridad que también defiendo los derechos de la mujer si defiendo el derecho a la vida”, agregó.

Y citó a la Constitución de Catamarca, “que garantiza la vida desde su concepción cuando se refiere a la niñez”.

Al mismo tiempo, Blas comentó que este proyecto “vulnera el derecho a la vida del niño por nacer, el derecho a decidir sobre mi cuerpo no me otorga el derecho de decidir sobre una vida en desarrollo”.

Y afirmó que “terminar con un embarazo de manera violenta es evitable”. “Nos preguntemos en qué fallamos y encuentro respuesta en los mecanismos de prevención, seguiré creyendo en eso como recurso para evitar llegar a situaciones extremas”, cerró. fuente:elancasti

Déjanos tu comentario