Murió ayer “Lucho” González

74

En medio de los rigores de la pandemia que azota la Argentina y que ya se sienten con fuerza en Catamarca, murió ayer en nuestra ciudad el conocido empresario gastronómico Luis “Lucho” González luego de soportar, internado en el Hospital “San Juan Bautista”, una edema pulmonar que derivó lógicamente en Covid.

Nacido en Frías (Santiago del Estero), se afincó en Catamarca a comienzos de los años 50 y desde entonces se dedicó a la gastronomía, rubro en el que consiguió por largas décadas ser líder absoluto.

Luego del primer emprendimiento, en una humilde construcción en la calle Lavalle, abrió un restaurante que estuvo de moda en los años 50 en Ayacucho al 1000, pero después fue el creador de éxitos notables como “La llave”, “Los Troncos”, Sociedad Italiana, Parrillada Belgrano, Defensores del Norte, “El Rincón de Lucho”, etc. A los 88, ganado por su decisión inquebrantable de hacer algo, dirigía la pizzería Roma, en el corazón del barrio de Villa Cubas.

Afable, de buen humor, “Lucho” fue un anfitrión de excepción lo que le valió tener múltiples amigos y el cariño de su familia. A propósito de ello tuvo dos matrimonios, varios hijos y un sinnúmero de nietos y bisnietos.

Como parte de su historia, a continuación ofrecemos fragmentos de una nota que diario El Esquiú le realizara no hace mucho tiempo.

Consultado sobre la cantidad de restaurantes que llegó a tener al mismo tiempo, respondía: “En el año 1974 llegué a tener cinco restaurantes juntos, los cuales eran Montmartre, Sociedad Italiana, La Alameda, Villa Cubas y Defensores del Norte”.

Sobre su experiencia, comentaba: “La Alameda era un orgullo para Catamarca y en esa época la gané por licitación. Entraban más de 1.000 personas y en el que tengo ahora, que es el “Rincón de Lucho”, apenas entran 550 personas. En ese tiempo era debajo de la corona y arriba al aire libre, en dos oportunidades lo llené al restaurante. Aparte la gente de antes consumía más que ahora.

Hoy en día son muy delicados, porque el colesterol, el azúcar alta…antes la gente consumía de todo sin importarle. Siempre en los negocios que tuve me fue muy bien, nunca me fue mal en un restaurante. Aparte siempre me desempeñé en el área privada y nunca en la pública”.

En relación a su experiencia en el rubro de la gastronomía, González manifestaba: “Durante 69 años trabajé con este rubro, y voy a dejar el día que me quieran comprar mi último negocio. Aparte la gente me sigue no porque soy buen mozo, sino porque soy honesto. También tuve en Córdoba y en Entre Ríos. Hay que ser honesto para mantenerse en este rubro, por ejemplo, si la gente me dice que la comida está en mal estado, inmediatamente tiro el plato de comida, y toda la comida de la parrilla se la hace al instante…”. Fuente:elesquiu.com