Por qué se calienta el celular, cuáles son los peligros y cómo evitarlos

0
7

¿Batería averiada? ¿Mal uso del equipo? ¿Demasiada exigencia? Hay múltiples causas por las que un teléfono sobrecalienta; te explicamos qué deberías hacer al detectar una temperatura por encima de lo normal.

Por qué se calienta el celular, cuáles son los peligros y cómo evitarlosEl sobrecalentamiento de los dispositivos móviles es un síntoma al que conviene atender.

Es usual que un celular tenga, en ciertos momentos, una temperatura elevada. Pero si eso ocurre con frecuencia, o si en determinadas circunstancias el calor está por encima de los límites normales, se trata de un síntoma que conviene atender. Como puntapié, hay que tener en cuenta que el sobrecalentamiento de un smartphone no tiene una única explicación: estos dispositivos cuentan con diferentes componentes que pueden calentarse por causa de múltiples razones.

Recientemente nos enteramos que Apple enfrenta una demanda en Estados Unidos por un iPad que habría provocado un incendio. Una firma aseguradora señaló que su cliente no dañó la tablet y que la ignición se generó por una falla en la batería del electrónico. Aquel es el ejemplo más reciente de una lista de dispositivos que se prenden fuego e incluso explotan.

Antes, en 2019, Apple fue apuntado por homicidio culposo tras la muerte de un hombre en su departamento de Nueva Jersey, en un incendio que, según señaló la presentación judicial, también habría sido provocado por la batería defectuosa del iPad. Quejas similares tuvieron como protagonista al iPhone, aunque el caso más célebre es el de Galaxy Note 7, que se lanzó en 2016 y Samsung debió retirar del mercado debido a que esos smartphones recalentaban, reventaban y/o eran propensos a la combustión. ¡Incluso se prohibió el uso de ese producto en los aviones!

El célebre caso de Galaxy Note 7: Samsung atribuyó el problema a “errores de diseño y producción de las baterías”.

Amén de los equipos fallidos y de las fatalidades de las que nos hemos enterado en el pasado; en esta nota examinaremos los escenarios más frecuentes en los que un teléfono puede recalentar, mencionaremos los posibles peligros, y abordaremos una serie de consejos para evitar inconvenientes derivados de esas fallas.

Celulares calientes: las causas más frecuentes

La batería: Este componente es uno de los principales generadores de calor en los dispositivos móviles. Tal como vimos anteriormente, muchos de los equipos que literalmente reventaron tenían algún tipo de problema en la batería. En rigor, se trata de un desperfecto que no sólo afecta a los celulares sino a cualquier dispositivo con ese elemento recargable, entre ellos tablets y computadoras.

La gran mayoría de los móviles usan baterías de ion de litio, un material que si bien suele ser seguro, es inflamable. En tanto, el sobrecalentamiento es una de las principales causas de una posible explosión. Eso puede ocurrir por una sobre exigencia del equipo, por usarlo en sitios muy calurosos, y especialmente durante la recarga. Los ciclos de carga en ocasiones pueden dañar la batería, además de golpes y caídas del teléfono. Además, en ocasiones las fallas responden a problemas en la fabricación de los dispositivos y sus baterías, tal como ocurrió en los Galaxy Note 7.

¿Cómo identificar que el problema es la batería? En este caso, el calor se sentirá en la cara trasera del dispositivo.

El cargador: Otra causa posible del calentamiento es el uso de cargadores inadecuados o fallados. En ese caso, es posible sentir una mayor temperatura en el sector inferior, allí donde se conecta este elemento. Como regla general, se recomienda usar cargadores originales.

Los “malos hábitos”: El desempeño de un teléfono depende de su hardware y su software. En tanto, se comprende que la buena salud del celular dependerá, también, de cómo lo utilicemos y no sólo de sus prestaciones. Por ejemplo, es posible que si jugamos videogames durante mucho tiempo, o se usan aplicaciones muy pesadas y exigentes, el equipo se caliente. En este caso, la ecuación es directa: cuantos más recursos pida un software, más se exigirá el hardware y eso puede derivar en una mayor temperatura.

En este punto, se entiende que en términos generales un teléfono de gama baja o media sufrirá más que uno súper avanzado. De hecho, en el mercado se ofrecen celulares gamer que cuentan con muchos recursos para soportar los pesados juegos y que incluso tienen sistemas especiales de refrigeración para combatir el calor.

En un mismo sentido, si mirás en el teléfono cuatro capítulos de una serie, también es posible que sobrecaliente. En estos casos, también entran en juego otros componentes (no sólo la batería) como el procesador y el chip que gestiona los gráficos (GPU). Al ser exigidos, también levantan temperatura. Por otra parte, hay que tener en cuenta que una pantalla encendida durante mucho tiempo también puede tener ese comportamiento.

Otro pésimo hábito es “ahogar” al teléfono. Muchos de los accidentes que ocurren por sobrecalentamiento se deben a que el usuario utilizó el equipo sin dejar que respire, por ejemplo colocándolo debajo de la almohada durante la noche. Igual que ocurre con una notebook, es fundamental la ventilación para evitar problemas y/o accidentes. Aquí, también es bueno tener en cuenta que durante la recarga no conviene dejar apoyado el teléfono entre mantas, en la cama o en un sillón, sino en una superficie que no retenga el calor.

El medioambiente: Vinculado al último punto, se comprende que los teléfonos son habitantes de un ambiente que tiene sus particularidades. En ese orden, si se deja un teléfono expuesto a los rayos del sol, o si se bloquea la respiración normal, el equipo puede sobrecalentar y presentar fallas. Estas situaciones se presentan habitualmente en los automóviles: es una mala idea dejarlo muchas horas junto al parabrisas, expuesto a los rayos del sol, y para colmo corriendo el GPS. En este punto, el agua también es otra variable a considerar cuando un dispositivo móvil presenta problemas de temperatura: aquí es importante considerar si el producto es resistente al agua o solamente a las salpicaduras.

No toda la culpa es del hardware: Tal como señalamos anteriormente, tanto los encantos como los eventuales problemas de un equipo tecnológico son el resultante de la combinación entre el hardware y el software. Dicho esto, se comprende que una serie de hábitos “intangibles” también determinarán el correcto funcionamiento del dispositivo y, también, el control de la temperatura.

Por caso, para mantener a raya el calor del smartphone es importante seguir una serie de buenos hábitos con el software.

Por ejemplo, utilizar los modos que permiten ahorrar batería, en ocasiones subirse a la moda del “modo oscuro”, preferir fondos de pantalla que no sean animados, y cerrar todas las aplicaciones que operan en segundo plano y consumen recursos del CPU, entre otras acciones. En este terreno también es bueno tener en cuenta la actualización de aplicaciones, que en muchas ocasiones llegan con soluciones para fallas relacionadas el consumo excesivo.

Por último, el sobrecalentamiento también podría deberse a la presencia de un malware. Esos programas maliciosos habitualmente insumen mucha energía (tanto del CPU como del RAM) y eso puede provocar que levante temperatura. En tanto, pasar un antivirus eficiente también es un buen hábito a considerar.

5 pasos para “enfriar” el teléfono durante una urgencia
1. Quitar la funda.

2. Activar el modo avión para reducir la exigencia y bajar el brillo de la pantalla.

3. No deberías exponer el teléfono repentinamente al frío extremo, aunque sí puede ser útil colocarlo junto a un ventilador o en una zona fresca de la casa.

4. Instalar un antivirus: esto servirá para descartar la presencia de un virus que esté afectando al equipo y su temperatura.

5. Consultar un profesional: si la falla persiste, siempre es conveniente acudir al consejo de un experto. Tal como señalamos, el sobrecalentamiento podría derivar en situaciones peligrosas para el usuario.

Déjanos tu comentario