¿Qué dice el Club Social sobre el cierre del Bar Caravatti?

138

Arturo Navarro, administrador del Club Social, desmintió rotundamente las acusaciones públicas realizadas en los últimos días. Además responsabilizó a Esteban Cano, dueño del Bar Caravatti, por incumplimiento del contrato. Por otra parte, Navarro se comprometió a que los trabajadores sean absorvidos por la nueva empresa.

«El problema surge por un incumplimiento contractual del Bar Caravatti, que debe dar un descuento a los socios y prestar una atención especial, que no cumplieron a lo largo de los 3 años del contrato. Esas son condiciones esenciales del contrato y dice expresamente que, de no cumplirlos, se puede rescindir el contrato o no renovarlo», dijo Navarro y agregó «en una asamblea realizada el 25 de Agosto, tratamos la renovación o no del contrato y los socios en forma unánime, salvo tres abstenciones, han decidido que no se renueve el contrato por incumplimiento contractual. Esa es la situación real».

«El actual inquilino sabía que se vencía el contrato el 30 de Agosto, como empresario debe tomar sus previsiones y también debería haber comunicado 3 meses antes, su intención si quería renovar, cosa que no lo hizo y al contrario, hace 1 mes me comunicó que él no quería continuar con el Bar y que se iba a ir a otro lado».

Navarro se refirió a los empleados del Bar y les llevó tranquilidad «con respecto a los empleados, es algo que nos preocupa a todos los socios porque tenemos una muy buena relación con la mayoría de los empleados, es por ello que hemos decidido y vamos a poner en la cláusula, que el nuevo inquilino deba absorver a todo empleado despedido por Plaza 25 SRL que es el actual propietario del Bar Caravatti».