Inicio LOCALES Expareja de Karina Verónica Chazarreta, a juicio por «amenazas» y «desobediencia»

Expareja de Karina Verónica Chazarreta, a juicio por «amenazas» y «desobediencia»

0
Expareja de Karina Verónica Chazarreta, a juicio por «amenazas» y «desobediencia»

A más de un año de la denuncia por la desaparición de Karina Chazarreta –cuyos restos fueron hallados en marzo del año pasado-, otra causa se encuentra en trámite. El fiscal de Instrucción de Novena Nominación, Jonathan Felsztyna, oportunamente imputó a Cristian del Valle Ortega, expareja de Karina, por los presuntos delitos de “amenazas simples” y dos hechos de “desobediencia judicial”. El representante del Ministerio Público Fiscal finalizó la investigación y elevó la causa a juicio.

El 11 de enero de 2023, Karina Verónica Chazarreta dejó todo preparado para despedirse. Lo hizo a su modo; durante semanas su paradero fue un misterio. La aparición de sus restos óseos, el 25 de marzo –que luego se confirmaron que eran de ella- fue la punta del ovillo para arrojar luz ante la incertidumbre.

El fiscal Felsztyna estuvo a cargo de la investigación. A principios de diciembre de 2022, Karina había denunciado por amenazas a su expareja y padre de sus hijos, Ortega. En la oportunidad, el fiscal de Instrucción Laureano Palacios intervino –dado a que por turno correspondía- y remitió el expediente al Juzgado de Familia de Primera Nominación para que tomara las medidas pertinentes, por tratarse de un hecho de violencia de género. Desde el Tribunal de Familia se le impusieron a Ortega restricciones por 90 días y pericias de rigor. Sin embargo, luego vino la feria judicial de enero. El 11 de enero se pierde el rastro de Karina, pese a la restricción fijada.

En relación con esta causa, de acuerdo con información a la que pudo acceder El Ancasti, en diciembre de 2022, Ortega habría seguido a Karina y la habría amenazado de muerte. La jueza de Familia de Primera Nominación Érica Saccher había ordenado restricción pero el acusado incumplió esta orden a los pocos días. Un mes después, aún con las restricciones vigentes, su expareja se presentó en el lugar de trabajo de Karina. Fue la segunda desobediencia.

Investigación

Entre las medidas impartidas se efectuó la búsqueda de Karina de acuerdo con las pautas establecidas en el Protocolo de Búsqueda de Personas Desaparecidas de Nación. A efectos de ampliar la búsqueda a nivel nacional, Karina fue incorporada al Sistema Federal de Búsqueda de Personas Desaparecidas y Extraviadas (SIFEBU). Desde su desaparición, se realizaron varios rastrillajes, sobre todo en la zona norte de la Capital y hacia el sector oeste capitalino, en inmediaciones del dique El Jumeal. Personal de fuerzas especiales de la Policía de la Provincia, como División Canes, GIR, GAO e Infantería, junto con civiles recorrieron Portal del Norte, La Aguada. Vecinos, familiares y personas de a pie se habían sumado a la búsqueda. Por el sector de búsqueda se hallan los márgenes del río y sendas de animales. Según se precisó, más de 50 personas participaron en los operativos; se dividieron en grupos de entre seis y siete personas. También se contó con la colaboración de dos perros especializados en el hallazgo de restos humanos.

De acuerdo con la autopsia psicológica post mortem que se realizó para tratar de esclarecer su desaparición y establecer una probable causa de muerte, no era la primera vez que Karina se ausentaba por varias horas, como si hubiera desaparecido del mapa. Para ella había un motivo que la impulsaba a desaparecer: la violencia ejercida por su pareja Ortega. Cada vez que Karina desaparecía se debía a algún conflicto con él.

En este contexto, se indicó que la sombra de la violencia siempre estuvo sobre ella. Desde hacía cinco años su situación de pareja se venía desgastando a causa de los malos tratos. La violencia siempre estuvo en su pareja, desde que se inició. Karina realizó denuncias pero luego las retiraba. El círculo de la violencia daba vueltas y vueltas y cada vez se hacía más pequeño pero, a la vez, más profundo, como una espiral.

La violencia fue en aumento y entre episodio y episodio cada vez había menos margen de tiempo. Desde la segunda mitad de 2022, cada vez era más difícil sobrellevar la situación. La vida de Karina es el caso testigo de cómo la violencia como una conducta cultural se aprende.

Cronología de la búsqueda

A principios de diciembre de 2022, Karina denunció a su expareja Cristian Ortega por amenazas. El Juzgado de Familia de Primera Nominación impuso restricciones, entre otras medidas.

El 11 de enero, Karina fue denunciada como desaparecida. Su expareja y una amiga de ella fueron arrestados en averiguación del hecho pero recuperaron la libertad a las horas.

Se realizaron varios rastrillajes, con la participación de vecinos y personal policial. Se «peinó» la zona de las inmediaciones del dique El Jumeal, así como del oeste capitalino y la zona norte, en cercanías de la Gruta de la Virgen del Valle y La Aguada.

El 25 de marzo en inmediaciones del taller de la empresa de transporte El Nene, en la zona norte de la Capital, aparecieron restos humanos. De acuerdo con las primeras pericias, se trataba de una mujer de entre 35 y 45 años.

El 14 de mayo, desde la Justicia interviniente, se informó que, tras las pruebas realizadas, se pudo determinar que los restos hallados correspondían a Karina Chazarreta.

De acuerdo con la autopsia psicológica post mortem que se realizó para tratar de esclarecer su desaparición y establecer una probable causa de muerte, no era la primera vez que Karina se ausentaba varias horas. Para ella había un motivo que la impulsaba a desaparecer: la violencia ejercida por su pareja Ortega. Cada vez que Karina desaparecía se debía a algún conflicto con él.fuente:elancasti

Déjanos tu comentario